Remedios caseros para tratar la artritis en el hogar

La artritis es una condición común que afecta a muchas personas, así que hemos traído algunos remedios caseros para tratar la artritis en casa. ¿Conoce los remedios naturales para la artritis? Por su propio nombre, artritis significa la inflamación de una o más articulaciones. La artritis es una de las enfermedades crónicas prevalentes que afectan a todos los grupos de la población, incluidos los niños, y dos tercios de las personas diagnosticadas con artritis son mujeres.

La artritis es la principal causa de discapacidad y las formas más comunes de artritis crónica son la osteoartritis, la gota, la fibromialgia y la artritis reumatoide. El tipo más común de artritis es la osteoartritis, que daña el cartílago, las articulaciones y los huesos, mientras que la artritis reumatoide causa dolor, hinchazón, rigidez y pérdida de función al atacar el revestimiento sinovial de las articulaciones.

Los principales cambios corporales asociados con el envejecimiento, incluyendo la disminución de las proteínas corporales, los fluidos corporales y la densidad ósea, así como el aumento de la proporción de grasa corporal total, pueden contribuir total o parcialmente a la aparición y progresión de la artritis.

  1. Bebidas de té de jengibre

Numerosos estudios han encontrado que el jengibre puede imitar a los medicamentos antiinflamatorios no esteroides, medicamentos de primera línea para el alivio del dolor de la artritis. Actúan prácticamente igual que los medicamentos, pero sin los efectos secundarios. Use jengibre en polvo, fresco, crudo o un poco cocido en la comida. Haga su propio té: coloque rebanadas de jengibre durante 15 minutos en un par de tazas de agua hirviendo, o compre bolsas de té en el supermercado.

2. Coma alimentos que combatan la inflamación

Olvídese de la comida rápida, la basura, las frituras o los alimentos procesados. Un estudio sueco de pacientes con artritis reumatoide encontró que aquellos que cambiaron su estilo de alimentación a un concepto más mediterráneo (con más frutas frescas, verduras, granos enteros, pescado, aceite de oliva, nueces, ajo, cebollas y hierbas) tenían menos inflamación y recuperaron algunas habilidades físicas y movilidad.

3. Olor a especias aromáticas

Aromas agradables como el de la lavanda pueden alterar la percepción del dolor, como revelan algunos estudios. Investigadores japoneses encontraron que la lavanda reduce los niveles de la hormona del estrés (cortisol), que lo hará sentir relajado y menos consciente del dolor.

Investigadores coreanos encontraron que los pacientes de artritis experimentaban menos dolor y se sentían menos deprimidos cuando se exponían a una variedad de aromas picantes que se pueden encontrar en la cocina, como la mejorana, el romero y la menta.

Para un tratamiento de aromaterapia calmante, añada una cucharadita de una de estas hierbas secas a un cuarto de taza de aceite vegetal y ocasionalmente inhale su fragancia varias veces.

4. Lavar los platos a mano

Suena contradictorio, pero si usted tiene dolor en las manos, esta simple tarea puede aliviar el dolor de la artritis. Primero, sumergir las manos en agua tibia puede ayudar a relajar los músculos y las articulaciones y aliviar la rigidez al mismo tiempo. Segundo, el ejercicio le ayudará a mantener sus manos y dedos en movimiento.

5. Haga su propio cojín térmico

Color socks closeup isolated on white background. Sales concept over white background.

Llene un calcetín de algodón con cualquier tipo de arroz crudo y séllelo. Cocine en el microondas a plena potencia durante 2 ó 3 minutos. Cuando se enfríe un poco, pero todavía esté caliente, colóquelo en una articulación rígida donde tenga dolor para aliviarlo. Debe mantenerse caliente durante media hora aproximadamente. Le encantará la forma en que el arroz moldea su cuerpo y le proporciona un calor suave. Si tiene lavanda u otra hierba aromática a mano, vierta unas gotas en su calcetín para una pequeña aromaterapia relajante.

6. Haga su propia crema de capsicina

Este remedio casero reduce los niveles de un compuesto llamado sustancia P, que transmite señales de dolor al cerebro. Se puede hacer un poco mezclando un poco de cayena molida con 3 cucharadas de aceite de oliva. Aplicar con gasa para limpiar la piel de las articulaciones dolorosas varias veces al día. La primera dosis causará una ligera sensación de ardor, pero usted se acostumbrará después de aproximadamente una semana. Sólo manténgalo alejado de la boca, los ojos y otras membranas mucosas.

7. Aplique un parche de manzanilla

El té de manzanilla es un antiinflamatorio que puede ayudar a aliviar el dolor de la artritis. Prepare una infusión fuerte con cuatro bolsas de té de manzanilla en una taza (o menos) de agua caliente. Déjelo reposar, tapado, durante 20 minutos, luego apriete y saque las bolsas de té. Remoje un paño limpio en el líquido y aplíquelo en la articulación dolorosa.

8. Dé a sus articulaciones un tratamiento de calor/frío.

Necesitas dos contenedores. Llene uno con agua fría y cubitos de hielo y el otro con agua caliente a una temperatura que pueda tolerar al tacto. Sumerja la articulación dolorida en el agua fría durante un minuto, luego cambie al recipiente de agua caliente y sumérjala durante 30 segundos. Luego, cambie la articulación afectada de fría a caliente durante unos 15 minutos, dejándola en cada una durante unos 30 segundos. Cuando termine, déjelo sumergido en agua fría durante un minuto.

9. Ir a nadar

Front view of a girl who swims underwater in the swim pool outdoors. She wears a gray swimsuit with patterns, white swim cap and swim glasses. Sunlight falls from above. Splashes are around her head.

La natación ha sido recomendada durante mucho tiempo como un buen ejercicio para las personas con artritis; la ingravidez del agua reduce el impacto en las articulaciones. Un estudio encontró que los taiwaneses que se rehabilitan en el agua mejoran significativamente la flexibilidad en las rodillas y la cadera, así como la fuerza y la capacidad aeróbica.

Otro estudio australiano encontró que tales programas también resultaron en una disminución del dolor y una mejoría en la función general de las articulaciones. Pregunte en su centro de salud, hospital o piscina local si hay clases diseñadas específicamente para personas con artritis.

10. Tome 4 tazas de té verde al día

healthy green tea cup with tea leaves

Investigadores de la Universidad Case Western Reserve dieron a un grupo de ratones el equivalente a cuatro tazas de té verde al día. Luego les dieron a los ratones una sustancia que normalmente produciría artritis reumatoide. Los ratones que bebían té verde resultaron ser mucho menos propensos a desarrollar artritis que los ratones que sólo bebían agua. Otra investigación encontró que los polifenoles antioxidantes en el té verde son antiinflamatorios, mejoran la respuesta inmunológica relacionada con la artritis y reducen significativamente el daño al cartílago.

11. Añade cúrcuma a tu comida

Contiene un potente compuesto llamado curcumina, que inhibe las enzimas y proteínas que promueven la inflamación. Varios estudios han encontrado que reduce el dolor y la inflamación en pacientes con artritis. En un estudio de personas con osteoartritis de rodilla, los que comían sólo 2 gramos al día (menos de una cucharadita) tuvieron un alivio del dolor y una mayor movilidad igual a los que tomaron 800 miligramos de ibuprofeno.

Espolvoree ½ cucharadita de cúrcuma sobre su arroz o vegetales. Otra opción es llevar unos cuantos paquetes de mostaza en el bolsillo para agregar a su comida; son la dosis perfecta.

12. Asegúrese de obtener suficiente vitamina C

Credit line: Profimedia, Stock Budget

La vitamina C no sólo ayuda a producir colágeno, un componente importante de las articulaciones, sino que también se propaga por todo el cuerpo previniendo el daño de los radicales libres destructivos, que son dañinos para las articulaciones. Uno de los estudios más conocidos que observó la relación entre la vitamina C y la artritis encontró que las personas cuyas dietas incluían rutinariamente grandes cantidades de vitamina C disminuyeron significativamente el riesgo de que su artritis progresara.

Extienda su consumo durante todo el día, porque su cuerpo no almacena vitamina C; más bien, toma lo que necesita de la sangre en cualquier momento dado y elimina el resto. Así que una mega dosis por la mañana no hace tanto bien como se podría pensar. Es aconsejable disfrutar de las bebidas cítricas o comer frutas y verduras ricas en vitamina C, como fresas o melón, brócoli o pimientos dulces durante todo el día.

13. Añada clavos de olor a su dieta

Las uñas contienen eugenol, una sustancia química antiinflamatoria muy popular que interfiere con el proceso de la artritis del cuerpo. Un estudio en animales demostró que previene la liberación de COX-2, una proteína que estimula la inflamación (la misma proteína en la que actúan los fármacos inhibidores como Celebrex).

Las uñas también contienen antioxidantes, que son importantes para retrasar el daño al cartílago y a los huesos causado por la artritis. Se recomienda consumir de ½ a 1 cucharadita al día.

14. Coma alimentos que no sean alergénicos

Las alergias alimentarias pueden desempeñar un papel importante en enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide. Investigadores de la Universidad de Oslo en Noruega encontraron que las personas con enfermedades autoinmunes tenían niveles más altos de anticuerpos contra la leche de vaca, los huevos, el bacalao y la carne de cerdo que las personas sin la enfermedad.

En un estudio, las personas con artritis reumatoide que siguieron una dieta en la que eliminaron los alimentos comunes asociados con las alergias, como los granos (especialmente los productos que contienen gluten de trigo), las nueces, la leche y los huevos, después de 10 a 18 días tuvieron una mejoría significativa en los síntomas. Cuando comenzaron a comer estos alimentos de nuevo, se sintieron peor. Otros estudios han encontrado que el maíz, el trigo, las naranjas, la avena, el centeno, los huevos, la carne de res y el café también pueden ser alimentos problemáticos, porque muchos de estos alimentos ayudan a producir ácido araquidónico, un organismo químico vinculado a la inflamación.

15. Hazte un relleno de jengibre.

La aplicación de jengibre aplastado a una articulación dolorosa puede agotar las reservas de sustancia P del cuerpo, una sustancia química cerebral que transporta señales de dolor al sistema nervioso central. Un estudio de 56 personas encontró que el jengibre alivió los síntomas de las personas con osteoartritis en un 55% y un 74% en personas con artritis reumatoide.

Para hacer un relleno, pele finamente y corte un trozo mediano de jengibre fresco. Mezclar con suficiente aceite de oliva para formar una pasta, luego aplicar en la articulación dolorida. Dependiendo de dónde esté el dolor, es posible que necesite envolver la articulación con el vendaje, usando una gasa o un vendaje. Dejar actuar de 10 a 15 minutos.

16. Sube el volumen

Escuchar su música favorita puede aliviar el dolor (generalmente porque eleva los niveles de hormonas que reducen su sensibilidad al dolor). En un estudio de la Cleveland Clinic Foundation sobre personas con dolor persistente en la espalda, el cuello o las articulaciones, a un grupo se le asignó una lista de reproducción de melodías relajantes, mientras que a un segundo grupo se le asignó su propia banda sonora y a un tercero no se le recetó música. Los dos grupos que escucharon música tuvieron tasas más bajas de dolor de artritis, depresión y discapacidad en comparación con el grupo no musical, que experimentó un aumento del dolor. El estudio también indicó que el tipo de música que escuchas no importa, siempre y cuando te guste. Las personas que eligieron sus propias melodías experimentaron una mayor reducción del dolor, la depresión y la discapacidad que las que escucharon música relajante genérica.

17. Adiós a los zapatos

La caminata natural reduce significativamente la carga sobre las articulaciones de la rodilla, minimizando el dolor y la discapacidad causada por la osteoartritis en un 12% en comparación con caminar con zapatos puestos, reveló un estudio del Centro Médico de la Universidad de Rush de 75 personas con osteoartritis. Cuando tenga que usar zapatos, busque aquellos que imiten el contorno natural del talón y el arco y evite los talones, ya que sólo generan más presión en las articulaciones. Los zapatos ortopédicos también pueden ser otra buena opción.

18. Elija comida picante

Las especias como la pimienta de cayena, el jengibre y la cúrcuma contienen compuestos que reducen la inflamación y bloquean los químicos cerebrales que transmiten señales de dolor. Coma algunas recetas mexicanas, indias y tailandesas (¡o mantenga siempre una botella de salsa picante en la mesa!).

19. Aumente Su Consumo de Calcio

Tomar muy poco calcio aumenta el riesgo de osteoporosis, una enfermedad en la que los huesos se vuelven quebradizos y que se acelera si usted tiene artritis reumatoide. Todas las mujeres deben obtener aproximadamente 1,200 miligramos de calcio al día después de los 50 años de edad. Los productos lácteos son la fuente más famosa de calcio, pero los alimentos cocinados a base de leche también pueden ser una fuente muy buena (una galleta grande puede contener hasta el 12% de la ingesta diaria recomendada de calcio). El calcio también se encuentra en verduras como la coliflor, el repollo, las coles de Bruselas, la col rizada, el brócoli y el nabo. Estos alimentos tienen menos calcio que los productos lácteos, pero lo contienen de tal manera que el cuerpo puede absorberlo mucho más fácilmente.

20. Tomar el sol

Muchas personas con artritis tienen una deficiencia de vitamina D, que juega un papel importante en la producción de colágeno en las articulaciones. Los estudios han encontrado que generar más vitamina D puede proteger las articulaciones del daño de la osteoartritis. Para aumentar sus niveles de vitamina D, simplemente tome el sol de 10 a 15 minutos, dos o tres veces por semana. Eso es todo lo que su cuerpo necesita para aumentar la vitamina D que necesita. Los productos lácteos también son una gran fuente de esta vitamina.

21. Masajea tu despensa con especias

Añadir un poco de pimienta, romero o tomillo a ½ taza de aceite de oliva o vegetal y usarlo para un masaje relajante. Será muy curativo, ya que todas estas hierbas tienen propiedades calmantes.

22. Considere estos suplementos

Pregúntele a su médico si alguno de estos suplementos puede ser adecuado para usted.

Extracto de jengibre dos veces al día. Investigadores de la Universidad de Miami encontraron que el jengibre redujo significativamente el dolor de rodilla en pacientes con osteoartritis, además de contribuir significativamente a mejorar la movilidad ya que el jengibre tiene efectos antiinflamatorios, que funcionan en el cuerpo como ibuprofeno.

Cápsulas de aceite de pescado. Un estudio británico encontró que el 86% de las personas con artritis que tomaron aceite de hígado de bacalao tenían muchas menos enzimas dañinas para los cartílagos que las que recibieron sólo un placebo. Además de eso, también hubo una disminución en las enzimas que causan dolor. El aceite de hígado de bacalao es un aceite de origen natural, por lo que su uso como suplemento está muy bien.

Vitamina E con alfa-tocoferoles puros. Un estudio alemán encontró que tomar 1,500 UI de vitamina E diariamente reduce significativamente la rigidez y el dolor y mejora la fuerza de agarre en personas con artritis reumatoide, al igual que algunos medicamentos recetados.

Glucosamina/Condroitina. Esta combinación de suplementos puede proporcionar alivio del dolor a largo plazo y retrasar la degeneración del cartílago. (Tiende a ayudar a algunos pacientes y no a otros; si funciona para usted, debería experimentar alivio dentro de dos o tres meses, pero si no ve un beneficio para entonces, probablemente no funcionará para usted.) También se ha descubierto que la glucosamina y la condroitina realmente reparan el cartílago dañado.

Después de un mes de tomar glucosamina usted debe sentir suficiente alivio del dolor para dejar de tomar ibuprofeno.

Vinagre de Manzana

El consumo de vinagre de manzana o la aplicación tópica de vinagre de manzana pueden ayudar a aliviar la inflamación de las articulaciones. Mezcle de 1 a 2 cucharadas de vinagre de manzana crudo sin filtrar en 8 onzas de agua. Usted necesita beber esta agua por lo menos 2 a 3 veces al día.

El vinagre de manzana también es efectivo cuando se aplica tópicamente. Agregue 1 taza de vinagre de manzana en un cubo que contenga 4 tazas de agua caliente. Puedes meter el pie en este cubo durante 30 minutos. El vinagre de manzana ayuda a hacer nuestro cuerpo alcalino y ayuda a aliviar el dolor agudo.

Raíz de jengibre

Las propiedades antiinflamatorias de la raíz de jengibre añaden una mancha de brownie como remedio casero para la inflamación de las articulaciones. La raíz de jengibre se puede agregar como ingrediente en ciertas recetas de remedios caseros o se puede aplicar en el área afectada. Tomar una cantidad igual de polvo de azafrán, polvo de fenogreco y polvo de raíz de jengibre (seco).

Mezcle bien estos polvos. Puede tomar 1 cucharadita de esta mezcla junto con agua tibia. Este polvo se puede tomar dos veces al día. Otra forma de usar la raíz de jengibre es cuando este agente antiinflamatorio se puede aplicar externamente. Preparar una pasta de raíz de jengibre con poca agua y aplicarla en la zona afectada. Ahora deja esta pasta por media hora. Puede aplicar esta pasta una vez al día.

¿Conoce a alguien con quien pueda compartir esta información?

Loading...

Related Posts

About The Author

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: