REFLEXIÓN “EL APEGO”

Esta es una hermosa reflexión sobre un mal llamado “El Apego”.
El apego nos obliga a vivir con el verdugo, nos cortamos y no podemos ver las cosas con claridad, lo peor de todo es que nos negamos a reflexionar sobre este triste estado.

Una vez más, ya sea por hobbies o por esclavitud, nos acostumbramos a vivir hiriéndonos o recibiendo quejas, y nos mantenemos fieles a ellas. Abrazamos el sufrimiento. Nos obligamos a ser víctimas, y para cada víctima hay un verdugo, ya sea un pensamiento, una emoción, una persona, una sustancia o un trabajo insatisfactorios. Todo esto a través de la conexión.

Los dolores de cabeza, las náuseas, las luchas, las revueltas en los brazos, las noches sin dormir, los días de llanto, las separaciones físicamente dolorosas, etc., existen porque son manifestaciones muy fuertes de un desapego de algo a lo que teníamos un apego firmemente arraigado en muchos niveles. O algo que nos estaba intoxicando. Sólo con una manifestación tan fuerte era posible la desintoxicación o la liberación. Pero no necesariamente indispensable. Eran sólo una forma de dejarlo ir. Una manera de dejar ir que no habría sido necesaria si la hubiéramos dejado ir, porque nuestra mente sabía, o nuestro cuerpo nos advirtió, que algo estaba mal y que debía ser cambiado o abandonado. Hay manifestaciones poderosas o espectaculares de desapego, tanto físicas como mentales, pero son sólo manifestaciones de lo que sólo es necesario: dejar ir.

Enfermedades, dolores, pobreza, etc. Hay fuertes indicios de que algo no está bien y debe ser transformado o abandonado. Hay que corregir algo. En otras palabras, los grandes dolores no son más que agentes que intentan convencernos de que hay algo que hay que pasar por alto. Si te duele o te profana, olvídalo. El mensaje es claro.

Lee también:  Los niños con discapacidad no deberían nacer, solo son un estorbo para la sociedad

El propósito de este texto es invitarte a dejar de lado lo que te duele.

Y no tengas miedo de hacerlo. Sepa que no necesariamente sufrirá. El sufrimiento sólo será un indicador de cuán apegado estabas a lo que él indignó (casi todo lo que tienes que separar es interno, o tiene su base en un estado interno). Sepa que usted puede deshacerse de su sufrimiento sólo renunciando a su apego a lo que le duele.

Simplemente renunciando a nuestro apego, podríamos liberarnos de nuestro dolor y minimizar, o incluso anular, el dolor producido por el desapego, porque una persona que trata de distanciarse de lo que está apegado, pero no ha renunciado, le causará mucho sufrimiento y dolor.

Todo lo que necesitamos es dejarlo ir. Escogeremos la forma, si podemos, o aceptaremos la más viable, si no, pero el hecho seguirá siendo cierto que lo único que necesitábamos para liberarnos del mal era renunciar al apego que tenemos a lo que nos causa daño. Todo lo que necesitamos es dejarlo ir.

Sufrimos porque abrazamos el sufrimiento. O porque abrazamos las causas del sufrimiento que, sintiéndonos agradables en el presente, nos vinculan irremisiblemente a la infelicidad futura.

Cuando decidamos abandonar el sufrimiento o sus causas, seremos liberados de él.

Renunciemos al mal y dejemos de abrazar a este indigno compañero de viaje. Y en su lugar, la alegría estará lista, dándonos la bienvenida con los brazos abiertos. Sin apego a lo que no es bueno para nosotros. Sin miedo al desapego; lo único que necesitamos para ser libres es dejarnos llevar……

En este día, a la persona que lee esto, le digo: Deshazte de todas las cosas que te han causado algún tipo de maldad, ya sea física, económica, psicológica, emocional, mental, etc. Porque la única manera de ser realmente feliz es separarse de la dependencia que se ha formado en ti de las cosas malas; la verdadera y plena felicidad sólo se logrará cuando puedas vivir libre de aquellas cosas que te han encadenado a una vida triste y dolorosa.
No será fácil, a veces será muy difícil dejar de lado aquellas cosas a las que has vivido tan de cerca y que te causarán dolor, pero si renuncias con todo tu corazón, déjame decirte que tus ojos se abrirán y comprenderás que has hecho lo mejor que has podido, para que no te duela dejar ir lo que tanto te ha dolido.

Lee también:  El Cuaga ... El gran animal que volvió de la extinción!

¿Qué tan útil fue este articulo?

Haga clic en una estrella para calificarla!

Valoración media / 5. Conteo de votos:

Loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




A %d blogueros les gusta esto: